Loading...

Redacción web: enlaces

Portada / Blog / Marketing online / Redacción web / Redacción web: enlaces

Como lectores de un libro, de un periódico o de una revista, de un documento cualquiera en papel, hemos estado limitados por el medio físico. Lo que estaba escrito era todo lo que podíamos obtener. Si queríamos profundizar en algún tema, teníamos que acudir a otro libro, a una enciclopedia o a otra publicación.

En Internet, las posibilidades de brindar información suplementaria, referencias o fuentes consultables son infinitas. Pero no debemos abusar de ellas porque el exceso puede saturar a nuestro lector y provocar que abandone nuestra página, abrumado e insatisfecho.

Un uso conveniente y moderado de enlaces enriquece nuestras entradas mientras que el abuso convierte el texto en farragoso e ilegible. Veamos unas cuántas ideas que os ayudarán a sacar el máximo provecho de los hipervínculos.

Marca la diferencia: los enlaces deben aparecer resaltados para llamar la atención del lector. texto. Cambia el color de la letra o escríbelos en negrita. Si utilizas un CMS (Plataforma de Gestión de Contenidos) tipo WordPress probablemente te ahorrarás este trabajo pues la propia herramienta está configurada para destacar los hipervínculos.

Ponlo bonito: intenta anclar los enlaces a las palabras de tu texto en lugar de escribir la dirección url completa. Es una cuestión de estética pero también de legibilidad del texto. Es muy probable que la dirección a la que queremos remitir al internauta tenga decenas de caracteres, incluidos algunos poco inteligibles del tipo “%&/”.

Saturacción ¡no, gracias! Los enlaces deben aportar información interesante y que esté relacionada con el asunto que estemos tratando. Hay que elegir cuáles son más relevantes y evitar, de esta manera, llenar de hipervínculos la entrada.

Redundando que es gerundio: es innecesario repetir los mismos enlaces a lo largo del texto, basta con situarlos en las palabras adecuadas una sola vez.

Mejor cuanto más corto: el anclaje del hipervínculo debe hacerse a una sola palabra, nombre propio o expresión. Las frases largas vinculadas entorpecen la lectura.

Los últimos serán los primeros: para no interrumpir la lectura, el enlace debe de situarse al final de la frase, en la medida de lo posible. De esta manera, la persona que está leyendo nuestro texto puede pinchar en el hipervínculo una vez que sabe cual va a ser su destino. Un enlace es un viaje, hagámoslo cómodo y emocionante.

¿Pero a dónde me llevas? Los enlaces deben de llevar al interesado a la página concreta que tiene la información que pretendemos facilitarle. Si en lugar de al sitio adecuado, llevamos al lector a la portada de la web, estaremos haciéndole perder el tiempo –y, por ende, el interés-.

Lejos de mí. Es preferible que los enlaces se abran en otra pestaña ya que, de esta manera, nuestra página permanece abierta, a la vista y fácilmente accesible.

Aprende jugando: una de las ventajas de los enlaces es que nos ahorramos las descripciones, las definiciones, las explicaciones largas. Multiplica el espacio del que disponemos para contar nuestra historia. Sé original y utilízalos de forma creativa. Si quieres que alguien pinche en un enlace, vincúlalo a una palabra que invite al lector a curiosear. Crea expectativas y, sobre todo, ¡no las defraudes!

La última entrega de “Redacción web” estará centrada en el posicionamiento natural en buscadores, lo que comúnmente se conoce como SEO. Nuestro texto sale de fiesta y tiene que gustarle a Google, a Bing y al resto de buscadores: ¿cómo lo estructuramos y qué palabras seleccionamos para que lo miren con ojos golosos?

Consúltanos sin compromiso, en Crequs tenemos los ingredientes que necesitas para hacer de tu negocio un bocado exquisito.
Déborah Jiménez Pereda

Comunicación efectiva para cocineros inexpertos, redacción impactante para grandes chefs
Más articulos >

Comentarios(0)

Dejanos un comentario