Loading...

El diseño web empieza y termina en el cliente

Portada / Blog / Desarrollo web / El diseño web empieza y termina en el cliente

La mayoría de los clientes piensa que, una vez elegido el estudio de diseño que se va a ocupar del desarrollo, ya ha terminado su parte del trabajo en el proceso de diseñar su web. La realidad es que lo que acaba de empezar es una colaboración entre el cliente y el estudio, tan estrecha como sea posible, y que abarcará desde la idea inicial hasta el último punto puesto en la página.

El primer error en el que se incurre es querer saber, nada más ponerse en contacto con el estudio, cuál es el precio del diseño de la página web. Hagamos una analogía para entender por qué el coste no es, precisamente, lo primero que tenemos que preguntar.

Pongamos que queremos comprar un coche; para ello, nada más lógico que ir a un concesionario, donde hay una gran variedad de vehículos y profesionales que pueden asesorarnos. Ponemos un pie dentro del concesionario y, cuando se nos acerca el comercial, le preguntamos sin más preámbulos cuánto cuesta un coche. El encargado se nos quedará mirando y responderá con un “depende”. Claro, pensaremos, depende de qué tipo de vehículo nos interese, del tamaño, la potencia, el consumo, la marca y un largo etcétera. Con las páginas web pasa exactamente lo mismo: tienen múltiples características que hacen que haya que dedicarles más o menos tiempo, saber técnico y esfuerzo creativo, de ahí que su coste varíe.

El proceso de creación de una página web se compone de varias fases y en todas ellas se requiere la colaboración del cliente.

Hay varias preguntas a las que tenemos que dar respuesta antes de empezar a diseñar la web

1. ¿Por qué quiero una página web? ¿Cuál es mi objetivo? Por supuesto, las respuestas a estos interrogantes pueden ser muy variadas. Pongamos algunos ejemplos ilustrativos, entre otros muchos que se podrían ofrecer.

  • Para que mi negocio tenga presencia digital.
  • Para ofrecer información actualizada de mis servicios o de mis productos.
  • Para comercializar mis productos y servicios online.
  • Para construir una comunidad alrededor de mi negocio a la que pueda ofrecer novedades, noticias o consejos especializados y de la que pueda obtener comentarios y opiniones.
  • Para conseguir nuevos clientes y para fidelizar a los que ya tengo.
  • Para llevar a cabo un cambio en la imagen corporativa o de marca.

2. ¿Quién es el público objetivo de mi negocio y, por lo tanto, de mi página web? ¿Cuál es su edad? ¿Son hombres, mujeres o ambos? ¿Dónde viven y cuál es su nivel económico?

3. ¿Cuál debería de ser el alcance de mi web? ¿Local, nacional, internacional tal vez? ¿Necesito que sea accesible en varios idiomas?

4. ¿Tengo material de diseño ya disponible? ¿Hay que crear un logo o ya tengo uno? ¿O quizás debería actualizarlo? En cuanto a la imagen corporativa, ¿tengo unas pautas que seguir? ¿Cuáles son?

5. Cuando navegamos por Internet, nos fijamos en las webs de otros negocios, ¿cuáles me gustan y cuáles me desagradan? Tener referencias estéticas, sean o no de nuestro mismo sector, es un paso importante para dar forma al diseño de nuestra web.

6. Un factor muy importante a tener en cuenta es el tiempo, ¿tengo una fecha tope fijada para tener terminada la web, por un evento o el lanzamiento de una marca o producto?

Este conjunto de información, conocido como “briefing”, es necesario para poder dar un presupuesto.

Tras la aceptación del presupuesto, se desarrolla la estructura de la web con la colaboración del cliente. Éste es el proceso de UX (experiencia de usuario) que consiste, como su nombre indica, en conseguir que el usuario de nuestra web tenga una buena experiencia navegando por ella. De esta manera, conseguiremos que la visita sea exitosa, es decir, que se traduzca en una conversión. ¿Y qué es una conversión? Es el objetivo que hemos definido para las visitas a nuestra web; puede ser una llamada telefónica, un contacto a través de un email o, si tenemos un e-commerce, la compra de nuestros productos o servicios.

En esta fase también hay una serie de preguntas que deben de ser contestadas, tales como cuáles son los apartados que quiero tener, qué relación hay entre un apartado y otro dentro de la web o qué funcionalidades va a tener.

El trabajo del cliente no termina aquí ya que, ahora, tiene que pensar y escribir los textos de la web. Para ello, puede buscar el consejo de un redactor profesional que le dé forma a sus ideas sin olvidar, eso sí, que es el propio cliente el que mejor conoce su negocio.

Si los contenidos escritos son importantes, las imágenes son fundamentales. La mejor opción es hacer fotografías profesionales del local, de los productos o de los servicios que ofrecemos porque así los usuarios de nuestra web tendrán una imagen real de nuestro negocio. Si no tenemos esta posibilidad, podemos comprar fotografías en los bancos de imágenes.

Una vez lanzada la web, viene la parte más delicada para el cliente. Este es el punto de arranque de su negocio online así que tendremos que hacer mediciones, tomar decisiones, realizar cambios y volver a cuantificar los resultados. Sólo así podremos asegurarnos de que su estrategia online sea un éxito.

Si queremos que el éxito de nuestra web sea duradero, tenemos que mantenerla activa y actualizada, tanto en contenidos como estética y técnicamente. Dada la importancia y la amplitud de esta parte del proceso, muy pronto le dedicaremos una nueva entrada en nuestro blog.

Si necesitas una página web y no sabes cómo empezar o ya tienes una pero no está dándote los beneficios esperados, no dudes en contactar con nosotros. Haremos un breve estudio de tus necesidades para ver qué pasos debes seguir en este mundo del negocio online.
Mariann Toth

Diseñadora gráfica, especialista en marketing y publicidad.
Más articulos >


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/33/d523789888/htdocs/nuevo/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

Comentarios(0)

Dejanos un comentario