Loading...

Decálogo del diseño web centrado en el cliente

Portada / Blog / Diseño web / Decálogo del diseño web centrado en el cliente

Hace pocos años, la página web de nuestra empresa o negocio era el escaparate en el que enseñábamos lo que ofrecíamos, el mismo contenido e idéntico formato para cualquiera que llegara hasta nuestra url tecleando en la barra del buscador o pinchando en un link. Hoy en día, la Red exige mucho más.

En la actualidad, no nos podemos permitir el lujo de dejar escapar a ninguno de los usuarios que nos visitan y, para ello, debemos tener un sitio web orientado al cliente. Entendamos este concepto en toda su amplitud: nuestra web debe de estar enfocada a cada uno de nuestros clientes. Debemos captar su atención, despertar su interés y guiarle en el viaje que acaba de comenzar por nuestro territorio virtual.

Es posible diseñar una web única que parezca personalizada para cada usuario

Nuestra web es mucho más que un folleto informativo, un anuncio, un ecommerce, una fuente de información o un directorio. Es un lugar en el que el usuario quiere pasar tiempo, un espacio desconocido abierto a ser descubierto, con su pizca de magia, de misterio, de promesa y de emoción.

El buyer persona aplicado al diseño web

La pregunta es, lógicamente, cómo conseguimos hacer de nuestra web ese rincón tan apetecible para el paladar de los internautas. Una fórmula muy eficaz es el estudio de las singularidades de los diferentes tipos de visitantes que tenemos para conseguir diseñar una web que les hable de tú a tú y que dé solución a sus problemas.
Gracias a la creación de nuestro modelo de buyer persona, del que hablábamos en una entrada anterior, lo conseguiremos con facilidad.

Las 10 claves

Es evidente que cada negocio tiene sus peculiaridades y éstas deben de ser tenidas muy en cuenta a la hora de diseñar la estructura de la página web. Sin embargo, hay que ser capaz de mirar más allá de las diferencias para encontrar ese conjunto de características que tienen en común. Es en estas en las que vamos a fijarnos.

– Un objetivo claro.

Tu web tiene que mostrar que está enfocada a un objetivo concreto. Intentar abarcar demasiado es contraproducente: céntrate en lo que mejor sabes hacer, en tu servicio o producto.

– Una propuesta de valor diferente.

Tu apuesta por diferenciarte dentro del mercado tiene que verse reflejada claramente en el diseño de tu web.

– Fomentar la influencia social o social proof.

Las opiniones de los usuarios –conocidos o desconocidos por el visitante- son cada día más valoradas. Si quieres generar y multiplicar los comentarios positivos, tienes que otorgarles un espacio dentro de tu sitio web.

Call to action o llamada a la acción.

Para que tus usuarios reciban el mensaje que les estás queriendo transmitir, nada mejor que una llamada a la acción que destaque un contenido determinado y que premie la participación de tus visitantes.

Propuestas diferenciales por tipo de cliente.

Un buen diseño web orientado hacia el cliente parte del conocimiento profundo de cada tipo de usuario. Como escribió Karl Marx hace siglo y medio, “a cada cual según sus necesidades”.

Tu web es tu producto.

Tu web es tu marca. Si consigues venderla, habrás hecho mucho más que comercializar un producto o servicio, habrás logrado transmitir los valores de tu marca, intangibles e imperecederos.

Enfoque hacia el buyer persona.

Ten en cuenta siempre a quién te diriges, qué quiere, qué le gusta, qué necesita, en qué cree, cuáles son sus inquietudes, cómo y qué busca. Crea contenido adecuado para tus usuarios, incluso a través de blogs temáticos.

– Haz una web sencilla.

Expón de forma natural todo lo que requiera explicación, con claridad y de forma esquemática. No marees a tus usuarios con un exceso de texto, de imágenes o de animaciones ni escondas la información que están buscando. Pónselo fácil; te lo agradecerán y volverán una y otra vez.

Comunicación recíproca.

Los visitantes de tu web tienen una opinión sobre tu página y sobre tus productos. Para conocerla, tienes que dar la bienvenida a sus comentarios.

Cultura corporativa.

Créala, defiéndela y modifícala si es necesario. A través de un buen diseño de tu web, puedes transmitir los valores de tu marca con fiabilidad y continuidad.

Si quieres que te ayudemos a conseguir que tu página web sea verdaderamente el lugar de encuentro entre tus clientes, tu negocio y tu marca, no dudes en consultarnos.
Déborah Jiménez Pereda

Comunicación efectiva para cocineros inexpertos, redacción impactante para grandes chefs
Más articulos >

Comentarios(0)

Dejanos un comentario