Loading...

Ventajas (e inconvenientes) de dar el salto de la tienda física a la online

Portada / Blog / Experiencias de usuario / Ventajas (e inconvenientes) de dar el salto de la tienda física a la online

Abrir una tienda online cuando ya se dispone de una tienda física tiene muchas ventajas. Y algunos inconvenientes. Como todo paso en un nuevo negocio, y replicar tu tienda física en una online lo es, conlleva sus riesgos y precisa de una pormenorizada planificación y de cierta inversión inicial.

Por estas razones, tenemos que conocer cuál va a ser nuestra ganancia y qué errores debemos evitar para que el proyecto no naufrague.

En una entrada anterior, comentábamos cuáles eran los primeros pasos, técnicos y de estudio de mercado, que debías dar para montar tu ecommerce. Ahora vamos a ver de qué manera tener un escaparate online va a repercutir positivamente en tu tienda física.

Online-offline: retroalimentación

24/7

Las tiendas online abren 24 horas al día, 365 días al año. Y se puede acceder a ellas desde cualquier parte del mundo en el que haya una conexión a Internet.

Compra online, recogida en tienda

Es uno de los aspectos que más se está potenciando últimamente. Ahorra al cliente los gastos de envío y la espera del mensajero. Muchos usuarios navegan y compran por Internet pero prefieren acudir al punto de venta para recoger el producto.

También puedes utilizar tu tienda física para recibir las devoluciones y ahorrarle a tu cliente el incordio de reempaquetar y reenviar el pedido.

Con los cinco sentidos

Uno de los problemas que plantea la compra online es la intangilidad. Si queremos que nuestros clientes se hagan una idea real de lo que están adquiriendo, debemos darles pistas.

  • Tablas de tallas
  • Fotografías del producto en alta resolución y desde diferentes ángulos
  • Zoom fotográfico para ver detalles, texturas y colores
  • Descripción pormenorizada de los materiales y las medidas
  • Extractos (si es un libro), trailers o vídeos cortos de presentación

Conocer la opinión de nuestros clientes

El comercio online nos permite saber qué piensa el cliente de nosotros. Podemos invitarle a dejar una reseña en nuestra web o en redes sociales o enviar un correo electrónico para conocer su grado de satisfacción tras la compra online.

Reciprocidad y fidelización

Ofrecer nuestros productos en una tienda física y en una online genera beneficios en ambas direcciones, incrementa la confianza de nuestros clientes y consigue un mayor grado de fidelización.

Entre las estrategias que nutren este intercambio, está la de ofrecer descuentos online tras la compra en la tienda física (o vicerversa); el incremento de visibilidad de nuestro negocio (en ambos sentidos); y la potenciación del cross-channel, adecuando cada canal de venta y cada etapa del proceso a las necesidades del cliente.

Los inconvenientes y cómo superarlos

Hay algunos parámetros que tenemos que tener en la cabeza a la hora de funcionar online.

Aspectos legales

Son diferentes a los que tenemos en cuenta a la hora de montar una tienda física. La política de privacidad, las cookies y el aviso legal tienen que aparecer en nuestra web. También los aspectos relativos a los gastos de envío o la política de devoluciones.

Dependiendo de cual sea nuestro negocio y de su alcance, tendremos que incluir:

  • Versiones de los documentos legales en varios idiomas.
  • La advertencia de uso en el caso de menores de edad (en el caso de contenido para adultos, bebidas alcohólicas…)
  • Consentimiento expreso del cliente para recibir emails promocionales y newsletters.

Rotura de stock

La disponibilidad del producto y el envío en los plazos establecidos es una premisa esencial para que nuestro ecommerce funcione.

Competitividad

La oferta en Internet es inmensa. A diferencia de las tiendas físicas, el ecommerce compite con todo y con todos; no importa la ubicación ni el horario, las páginas web siempre están abiertas y tienen un alcance planetario. Por eso, la política de precios, ofertas y promociones tiene que estar muy pensada y tener muy en cuenta a los competidores.

Despersonalización

Una de las formas de evitar la ausencia de trato personal es incluir en nuestra web herramientas que faciliten el contacto y resuelvan cualquier duda al usuario.

  • FAQ o preguntas frecuentes

Una sección de preguntas frecuentes con respuestas claras y concisas conseguirá incrementar la confianza del usuario y que no desperdiciemos tiempo en intercambios de emails.

  • Un formulario (sencillo) de contacto.
  • Un chat online

El último canal de atención en incorporarse masivamente a las páginas web es el chat online.

¿Ya estás preparado para dar el salto al ecommerce? Si necesitas asesoramiento, no dudes en consultarnos sin compromiso: dinos qué ingredientes tienes y nosotros te diseñaremos la mejor receta.
Déborah Jiménez Pereda

Comunicación efectiva para cocineros inexpertos, redacción impactante para grandes chefs
Más articulos >

Comentarios(0)

Dejanos un comentario