Loading...

Las tres claves de una ficha de producto que vende: diseño, contenido y SEO

Portada / Blog / Diseño web / Las tres claves de una ficha de producto que vende: diseño, contenido y SEO

La ficha de producto es, tal vez, el elemento más importante de una tienda online. Al fin y al cabo, es el espacio en el que mostramos, explicamos y describimos los productos o servicios que queremos vender.

Al ecommerce se le ha encontrado, desde sus inicios, un inconveniente: su inmaterialidad

Estamos acostumbrados a tocar aquello que vamos a comprar, a comprobar la textura, el color o el tamaño con nuestras propias manos y ojos. De ahí que sea importante que la ficha de producto consiga hacer llegar la mayor cantidad de detalles al potencial cliente.

Una vez que nos hemos decidido a dar el salto a la tienda online, hemos advertido las ventajas y superado los inconvenientes de poner en marcha un ecommerce, tenemos que llenar las baldas virtuales de nuestro negocio con productos que respondan a los deseos y necesidades de los visitantes de nuestra web.

Ficha de producto: diseño, contenido y posicionamiento orgánico

Los elementos clave que hay que tener en mente cuando pensamos en la ficha de producto perfecta son tres: claridad y usabilidad del diseño, contenido descriptivo y original y posicionamiento en buscadores (SEO).

  • Diseño

¿Por dónde empezar? Dejemos de lado la parte visual por un momento. Tenemos que plantearnos qué queremos transmitir a nuestros potenciales clientes.

La ficha de producto debe de responder a todas las posibles preguntas que se plantee el visitante. Por supuesto, dependerá del tipo de negocio al que nos dediquemos.

Las preguntas irán desde el inicial qué es o cómo se utiliza hasta de qué material está hecho, qué medidas tiene, es duradero, está certificado, es adecuado para todas las edades. Y tantas otras cuestiones que debemos responder a través de imágenes y textos.

  • Fotografías y vídeos

La parte visual es la que primero salta a la vista. Como dice la frase hecha, “una imagen vale más que mil palabras”. Las fotografías de los productos deben de dar información sobre lo que los sentidos no están percibiendo a través de la pantalla: los detalles, los diferentes ángulos, las texturas, el color… En muchas tiendas online ya puedes encontrar breves vídeos de presentación de cada producto.

  • Descripción detallada

La descripción del producto tendrá dos partes diferenciadas que se apoyan la una a la otra. Por un lado, la descripción física del producto: el tamaño, el color, las medidas o los materiales empleados en su fabricación.

Por otro, una descripción más literaria, más relacionada con los valores intangibles que porta el producto. Este texto es el que va a contar la historia del objeto, de las personas que lo han creado o fabricado, del camino que ha recorrido, de la novedad que representa, de los beneficios que tiene y de aquello que puede aportar a su futuro dueño.

  • Estilo

Cada sector, cada empresa y cada negocio tienen su estilo propio. No se habla con el mismo vocabulario de bañeras de hidromasaje que de juguetes de madera para niños. Sin embargo, todos deben tener en común cuatro detalles:

  • Debe aparecer un encabezado descriptivo de cada sección con un título.
  • Es conveniente destacar en negrita los puntos clave y jerarquizar la información según su importancia.
  • El lenguaje emotivo vende pero hay que tener cuidado y no que excederse; caer en el registro publicitario o comercial es poco creíble.
  • Tratemos al cliente con cercanía, de tú. El discurso debe centrarse en la persona y no en el producto, en cuáles van a ser los beneficios que se obtengan con la compra.
  • SEO

El contenido duplicado perjudica el posicionamiento tanto de nuestra web como de las páginas dedicadas a los productos. De ahí que sea importante no copiar y pegar texto de otras páginas sino crear contenido original. En este sentido, la URL de cada producto debe de ser única y descriptiva.

Las palabras clave de cada ficha de producto deben de aparecer tanto en el título y la descripción como en las meta etiquetas.

Los enlaces que aportan información adicional y son relevantes otorgan lo que los buscadores denominan “autoridad” y ayudan a posicionar mejor la web en la que se insertan.

Los subtítulos o títulos secundarios, llamados H2 y H3, también deben de contener la palabra o palabras clave.

El atributo ALT de las imágenes es el único contenido que leen los buscadores como Google y Bing. El nombre del archivo fotográfico y el atributo ALT deben de contener, de nuevo, las keywords o palabras clave.

Siguiendo estos consejos, conseguirás que las fichas de producto de tu web sean, al mismo tiempo, informativas y atractivas para tus potenciales clientes.

Si necesitas asesoramiento sobre el diseño, el contenido o el SEO de tus futuras fichas de producto, no dudes en consultarnos: te asesoraremos sin compromiso.
Déborah Jiménez Pereda

Comunicación efectiva para cocineros inexpertos, redacción impactante para grandes chefs
Más articulos >

Comentarios(0)

Dejanos un comentario