Loading...

Diseño web adaptado a personas mayores

Portada / Blog / Diseño web / Diseño web adaptado a personas mayores

El diseño de una página web debe de estar adaptado a los usuarios que van a utilizarla. Parece una afirmación de perogrullo sin embargo, cuando navegamos por Internet, nos damos cuenta de que en pocas ocasiones se ha tenido en cuenta, verdaderamente, quién es el público objetivo de la página. Hace algún tiempo le dedicamos un artículo de este blog al diseño web centrado en el cliente. Hoy, vamos a centrarnos en el diseño web adaptado a personas mayores ya que es en un grupo de usuarios que crece exponencialmente pero al que la mayoría de los sitios web no tiene en cuenta.

Aunque se habla mucho de los millennials y los más jóvenes, la cohorte de población que, hoy por hoy, en mayor medida se está sumando a la revolución de Internet son los mayores de 65 años

La mayor parte de las pautas de diseño de las que vamos a hablar se deberían de tener en cuenta también para usuarios a partir de los 45-50 años ya que muchos de los cambios físicos y de memoria que se dan en las personas mayores de 65 años comienzan a notarse, inicialmente con timidez, en este otro grupo de edad.

Olvidémonos de las ideas preconcebidas

Hay un puñado de ideas preconcebidas que hay que olvidar cuando tratamos de diseñar para personas mayores.

En primer lugar, nuestra propia edad. Los diseñadores suelen ser personas jóvenes en la plenitud de sus facultades físicas. Una persona de más de 65 años es testigo de cómo algunas de sus facultades empiezan a mermar: visión, oído, memoria, control motor o destreza.

En segundo lugar, el comportamiento de las personas mayores frente a la navegación web es bastante diferente al de otros grupos de menor edad. Tienden menos a la multitarea, centran su atención en un único elemento cada vez, son más metódicos y suelen dedicar más tiempo a leer el contenido de la página o a investigar.

Estas ideas tienen consecuencias inmediatas en el diseño web. Vamos a ver cómo podemos facilitar el acceso y la navegación por la Red a las personas mayores para que su experiencia de usuario sea la mejor posible.

Diseño web adaptado a personas mayores

Es posible que te hayas fijado en que los mayores suelen utilizar mucho más las tablets que los smartphones o el ordenador de sobremesa (o el portátil). Esto es así porque el tamaño les resulta idóneo, tanto para su manejo como para ver el contenido a una escala apropiada para su visión.

Cuando hacemos diseño web adaptado a personas mayores  debemos tener muy en cuenta que su dispositivo favorito es la tablet. Por esta razón, el diseño de la web no sólo debe de estar adaptado para diferentes dispositivos (responsive) sino que debe de estar pensado, especialmente, para ser visto en una tableta.

Pautas de diseño web para mayores

  • Scroll vertical

Con o sin barra a la derecha, uno de los formatos de diseño más utilizados. Pues olvídate de él o diséñalo de tal manera que no quepa duda de que hay más información hacia abajo. Las personas mayores no tienden, de forma natural, a hacer scroll vertical.

Ni las barras verticales ni las horizontales son evidentes por sí mismas para las personas mayores.

  • Animaciones e imágenes en movimiento

Evítalas siempre que puedas. A las personas mayores los objetos que se mueven, vibran o se encienden y se apagan en la pantalla no sólo les distraen sino que les pueden poner nerviosos. Por supuesto, no diseñes botones huidizos –cuando se va a pinchar- ni avioncitos que persigan el puntero del ratón.

  • Llamada a la acción (call to action) y pantallas emergentes

Las llamadas a la acción y las acciones en general, de una en una. Estamos acostumbrados a colocar varios botones que llaman la atención del usuario; a las personas mayores, que haya diferentes focos de atención al mismo tiempo, las confunde.

Sucede lo mismo con el hecho de tener que hacer varias cosas diferentes en cada pantalla. Es mejor diseñar alguna pantalla de más pero que quede claro cómo hay que proceder en cada una y para qué se está realizando la acción que se solicita.

Si es posible, no crees pantallas emergentes o pop ups. Suelen impedirles continuar navegando, obstaculizan la visión de la pantalla en la que estaban centrados y, muchas veces, no encuentran el aspa donde se cierran.

  • Tipografía, tamaño de fuente y colores

Las personas mayores padecen de “vista cansada”, van perdiendo visión con los años, sus ojos se cansan con mayor facilidad y les molesta el brillo de las pantallas. Por eso, tenemos que diseñar con fuentes legibles y de un tamaño más grande del normal (de 16 píxeles en adelante).

Lo ideal es permitir que nuestros usuarios tengan control sobre el tamaño de la fuente y puedan elegir una más grande si les resulta incómoda la que ponemos por defecto.

En el diseño web adaptado a personas mayores el contraste entre fondo y texto debe de ser lo más claro posible. Los enlaces deben de estar destacados (color, grosor de la letra) y mantener un aspecto homogéneo en toda la web.

Olvídate de los colores estridentes y de diseñar con una gama cromática tan extensa como el arco iris.

  • Vídeos y audios subtitulados

De esta manera, si tienen problemas de audición, siempre podrán seguir los textos.

  • Tamaño de los botones

A medida que nos hacemos mayores, tenemos menor control motor sobre nuestras articulaciones; perdemos precisión y rapidez en el uso del ratón. Por esta razón, el tamaño de los botones o de los enlaces sobre los que hay que clicar (o pulsar con el dedo) debe de ser más grande de lo usual.

  • El contenido debe respirar

Es importante también no atiborrar la página web de contenido. Hay que dejar espacio entre los diferentes botones, campos de registro y subsecciones. También hay que diferenciar con claridad el contenido que pertenece a cada parte y cada sección del resto.

El lenguaje que utilicemos debe ser claro y conciso, alejado de tecnicismos y de extranjerismos. Hay que evitar las perífrasis y utilizar, en su lugar, verbos directos como “Ir a”, “Buscar” etc.

  • Memoria

Ciertos tipos de memoria se van deteriorando con el paso del tiempo. Por eso, no debemos saturar de información a nuestros usuarios ni obligarles a recordar pasos que ya han dado justo cuando ya estaban terminando de registrarse en el formulario, por ejemplo.

Es una buena idea que aparezcan recordatorios de los puntos importantes –a medida que se avanza en un proceso- y mantener pantalla tras pantalla la información a la que puede ser preciso volver en un momento dado.

  • Prevenir errores

Lo mensajes de error no suelen ser bien recibidos por ningún usuario pero, en el caso de las personas mayores, puede llevarlos a la frustración. De ahí que sea importante prevenir los errores ya en el momento del diseño, desarrollar mensajes claros con el contenido del error y permitir que el usuario vuelva atrás -si ha cometido un pequeño error-.

  • Nivel de atención y guía de expertos

Comentábamos al principio de este artículo que las personas mayores suelen ser más metódicas, le dedican más tiempo a la lectura, son más persistentes y no suelen realizar varias tareas a la vez.

Esto implica que podemos generar contenidos con textos más largos sin temer perder lectores en mitad del segundo párrafo y que la velocidad de carga puede alargarse un poco más de lo habitual.

La voz y la opinión de los expertos en cualquier materia es mucho mejor valorada que la multiplicidad de opiniones de personas anónimas o la posibilidad de seleccionar entre un número casi infinito de opciones.

Un buen diseño web adaptado a personas mayores debe de tener en cuenta, en primer lugar, a quién se dirige y qué características tienen estas personas. A partir de ahí, podemos poner nuestro talento y nuestra creatividad en marcha. Es lo que intentamos hacer, con cada nuevo proyecto, en Crequs. Si tienes una web para personas mayores en mente, no dudes en consultarnos sin compromiso.
Déborah Jiménez Pereda

Comunicación efectiva para cocineros inexpertos, redacción impactante para grandes chefs
Más articulos >

Comentarios(0)

Dejanos un comentario