Loading...

Infografías, el ultimo grito en marketing de contenidos (al alcance de todos)

Portada / Blog / Design / Infografías, el ultimo grito en marketing de contenidos (al alcance de todos)

El contenido visual en la Red se ha multiplicado exponencialmente durante los últimos años. La demanda por parte de los usuarios crece imparablemente y la mayoría de las campañas de marketing, hoy en día, juegan con una variedad de medios cada vez mayor: texto, fotografías, audios, vídeos e infografías.

Es evidente que los negocios pequeños y las pymes no pueden competir en cantidad con los gigantescos departamentos de marketing de las grandes empresas. Pero sí que pueden hacerlo en calidad. ¿Cuántas veces hemos visto y compartido artículos, imágenes, vídeos o infografías de webs y redes sociales que distan mucho de ser multinacionales o macroempresas?

Las campañas de las grandes firmas suelen tener un único objetivo: vender más a un número cada vez mayor de consumidores

Las empresas más pequeñas, muy especializadas o más cercanas, y los emprendedores, quieren, como no, llegar al mercado y vender sus productos y servicios. Pero también buscan aportar su saber, resolver problemas, crear vínculos duraderos con sus usuarios, desarrollar lazos comunicativos e interaccionar con su público.

La atención personalizada y los problemas individuales, salvo que se haga mucho ruido a través de las redes sociales, no les interesan a los gigantes del mercado. Por mucho que nos lo intenten vender, la sensación de desamparo e inatención suele ser la tónica cuando miramos o nos dirigimos hacia estas marcas. Y, justamente éste, es el valor añadido de los pequeños: la relación de tú a tú.

Los negocios pequeños deben reforzar la relación directa y cercana con sus clientes

Dado que no podemos competir en cantidad, centrémonos en la calidad, ¿cómo podemos llegar a nuestros potenciales clientes con un presupuesto pequeño y un puñado de herramientas de marketing? Con una información veraz, comprensible, útil y visual.

Estamos hablando de fusionar texto e imágenes, de contar lo más relevante de un solo vistazo, de ir al grano y convencer. Todo esto se puede conseguir, fácilmente, diseñando buenas infografías.

Infografía: texto + imagen = comunicación exitosa

La historia de la infografía es larga. Hace décadas que se utilizan en el contexto educativo, médico o en la aeronáutica, por poner sólo tres ejemplos. Lo que es novedoso es su uso como herramienta de marketing y contenidos.

Hoy en día, estamos bastante habituados a ver infografías publicitarias pero, hasta hace unos años, apenas si se utilizaban en algunos medios de comunicación escritos, en revistas como Life, National Geographic, Quo o Muy interesante. Aquellos eran montajes complejos que intentaban aclarar, para el público no especializado, conceptos difíciles o abstractos.

La explosión de las infografías llegó con los años 2000. Internet, las redes sociales y un mercado saturado de productos y servicios llevaron al marketing a buscar nuevas formas de comunicación que llegaran a más personas, de la forma más sencilla posible.

Las infografías aúnan los dos componentes básicos de la comunicación: la palabra –el texto- y la imagen. Se basan en un principio básico que podríamos resumir en “comunicar más con menos”. Para crear una buena infografía, hay que saber exactamente qué queremos decir y cómo lo queremos transmitir; hay que ponerse en la piel del receptor, hacerla comprensible y atractiva.

Las infografías nos permiten jugar con el tamaño del texto, con flechas y gráficos, con los colores, con la posición de los objetos y de los cuadros de texto, con las formas geométricas, las ilustraciones y las fotografías.

¿Por qué utilizar infografías?

Básicamente, porque son un canal de comunicación online idóneo para cualquier empresa o autónomo ¡y a los usuarios nos encantan!

Unas cuantas razones concretas para empezar, si no lo habéis hecho ya, a utilizar infografías en vuestra estrategia de contenidos son:

  1. La mayor parte de la información que recibimos los seres humanos, la percibimos a través del sentido de la vista.
  2. En un medio como Internet, saturado de información, hay que destacar de alguna manera y las infografías son clave en este sentido. En 5 o 10 segundos, el usuario puede obtener y comprender la información que está buscando.
  3. Ya son muchos los estudios que afirman que las infografías reciben más atención que los textos y las fotografías por separado. En redes sociales, se enlazan y comparten más, reciben más “Me gusta”. Gracias al movimiento en redes, las visitas y el tráfico en nuestra web también se incrementarán.
  4. Nos permiten incluir la información básica de nuestro negocio: nombre, logo, email…
  5. Podemos generar un código de inserción (embedded code) que lleve a nuestra página o red social desde otras páginas webs en las que se haya incluido nuestra infografía –en lugar de obligar a los interesados a descargarla y perder todo rastro de ella una vez compartida-.
  6. Reforzamos nuestra estrategia SEO. Gracias a este código incrustado, los buscadores como Google las indexan y las ofrecen como resultados en las búsquedas orgánicas.
  7. Aunque generemos la infografía para un medio online, siempre podemos darle un nuevo uso offline, para folletos, presentaciones o cartelería.
  8. Las infografías nos ofrecen miles de posibilidades: de contenido, de formato y de dimensionamiento. Incluso se pueden diseñar vídeo-infografías.
Si estás pensando cómo se concretaría todo esto de las infografías para tu negocio, qué te pueden aportar o por dónde empezar, déjanos echarte una mano, llevamos muchos años trasladando buenas ideas a mejores diseños.
Déborah Jiménez Pereda

Comunicación efectiva para cocineros inexpertos, redacción impactante para grandes chefs
Más articulos >

Comentarios(0)

Dejanos un comentario